EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: 2017 ::

Nueva ordenanza de animales en Ejea

Ser Cinco Villas

 

El Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros aprobó el lunes 3 de julio, reunido en pleno, la primera ordenanza reguladora de control y tenencia de animales en el término municipal. El objetivo del nuevo documento es evitar el conflicto entre los ciudadanos, sobre todo por la suciedad que algunas mascotas puedan generar en infraestructuras, mobiliario o instalaciones públicas por el comportamiento incívico de sus cuidadores. El aumento de los animales domésticos en los últimos años ha traído consigo el incremento de excrementos en algunas calles o parques. 
A través de la participación ciudadana, la redacción del documento ha durado un año, y han trabajado con expertos veterinarios, asociaciones, servicios jurídicos, de medio ambiente y también técnicos.
La ordenanza tiene cinco pilares clave: la regulación de la tenencia de los animales domésticos; evitar conflictos por el uso de espacios públicos entre mascotas y personas; reconocer los derechos de los animales a poseer el espacio que necesitan; adecuar la regulación de explotaciones domésticas y, por último, complementar la capacidad de acción de la ordenanza con posibles colaboraciones con asociaciones creadas en este sentido. 
Es en la higiene y la salubridad pública donde mayor incidencia se hace en varios capítulos de la ordenanza. Una de las novedades es que aquellas mascotas que vayan por la vía urbana deberán estar inscritos en el censo municipal de perros urbanos, donde aparecerá, entre otros, el ADN del animal, el genotipo y la raza. Los servicios veterinarios calculan que en Ejea hay de 300 a 400 perros en el núcleo urbano. Este registro supone un coste de 20 euros por animal para toda la vida y están asumir el coste en el periodo inicial de la puesta en marcha de la ordenanza. 
De esta forma, se podrán cotejar las muestras de los excrementos encontradas por las calles y sancionar al dueño de la mascota. Las infracciones tendrán naturaleza de multa e irán de leves hasta muy graves, lo que puede suponer una sanción de hasta 1.500 €. La ordenanza municipal entrará en vigor en seis meses. 

El Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros aprobó el lunes 3 de julio, reunido en pleno, la primera ordenanza reguladora de control y tenencia de animales en el término municipal. El objetivo del nuevo documento es evitar el conflicto entre los ciudadanos, sobre todo por la suciedad que algunas mascotas puedan generar en infraestructuras, mobiliario o instalaciones públicas por el comportamiento incívico de sus cuidadores. El aumento de los animales domésticos en los últimos años ha traído consigo el incremento de excrementos en algunas calles o parques.

 A través de la participación ciudadana, la redacción del documento ha durado un año, y han trabajado con expertos veterinarios, asociaciones, servicios jurídicos, de medio ambiente y también técnicos.

La ordenanza tiene cinco pilares clave: la regulación de la tenencia de los animales domésticos; evitar conflictos por el uso de espacios públicos entre mascotas y personas; reconocer los derechos de los animales a poseer el espacio que necesitan; adecuar la regulación de explotaciones domésticas y, por último, complementar la capacidad de acción de la ordenanza con posibles colaboraciones con asociaciones creadas en este sentido. 

Es en la higiene y la salubridad pública donde mayor incidencia se hace en varios capítulos de la ordenanza. Una de las novedades es que aquellas mascotas que vayan por la vía urbana deberán estar inscritos en el censo municipal de perros urbanos, donde aparecerá, entre otros, el ADN del animal, el genotipo y la raza.

Los servicios veterinarios calculan que en Ejea hay de 300 a 400 perros en el núcleo urbano. Este registro supone un coste de 20 euros por animal para toda la vida y están asumir el coste en el periodo inicial de la puesta en marcha de la ordenanza. De esta forma, se podrán cotejar las muestras de los excrementos encontradas por las calles y sancionar al dueño de la mascota. Las infracciones tendrán naturaleza de multa e irán de leves hasta muy graves, lo que puede suponer una sanción de hasta 1.500 €. La ordenanza municipal entrará en vigor en seis meses.