EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Cultura ::

Recuperadas tres tablas devocionales de Monlora

La publicación "Investigación y patrimonio en la provincia de Zaragoza II", editada por la Escuela Taller "Blasco de Grañén"  de la DPZ, recoge entre su miscelánea de estudios histórico-artísticos, un artículo dedicado a las tablas devocionales del Santuario de Monlora en Luna, recuperadas recientemente por la escuela taller.
Son tres tablas de uso litúrgico entre las que destaca la Tabla de bendición y gozos del Santuario de Monlora (h. 1837) que recoge la bendición del agua en este santuario mariano y los gozos a la Virgen. Las otras dos tablas recogen las indulgencias del arzobispo Manuel Pérez de Araciel (h. 1714) y las preces de León XIII (h. 1886).
Estas tablas constituyen el testimonio de un uso litúrgico en desuso, el de este tipo de soportes de madera portátiles que servían para perpetuar aquello que la memoria es incapaz de retener: indulgencias, oraciones y gozos.

Esta investigación ha sido desarrollada por el Taller de Mantenimiento de Bienes Culturales, a cuyo frente están tres historiadores, Ana Lacarta Aparicio, Javier García-Aráez y Lorena Menéndez Zapata, cuya función ha sido realizar la catalogación y estudio de todos los más de 180 bienes culturales intervenidos en los talleres de Restauración de Arte Mueble y Restauración de Documento Gráfico, con el fin de profundizar en las principales características de dichos bienes.

Gracias a los esfuerzos de este taller, se han recuperado para la Historia artistas, hechos desconocidos y obras inéditas, como una escultura de Félix Burriel en la iglesia de Fuentes de Ebro.

A lo largo de los dos años que comprende la Escuela Taller “Blasco de Grañén”, se han estudiado y catalogado 129 obras, 115 procedentes del Taller de Restauración de Documento Gráfico, 13 procedentes del Taller de Restauración de Arte Mueble y 1 procedente del Taller de Carpintería.

Para esta publicación, se han seleccionado aquellas obras que han comportado mayores hallazgos documentales y que componen una miscelánea de diferentes aspectos del patrimonio cultural zaragozanos, desde escultura contemporánea, liturgia y devoción hagiográfica, indumentaria renacentista o cartografía del siglo XIX, por citar algunos ejemplos. Estas son las obras además de las tablas de Monlora::

• Retrato de los hijos de los Señores García Tafalla, Félix Burriel, 1935. Iglesia parroquial de Fuentes de Ebro. Las restauradoras destacan, por su relevancia, el hallazgo de esta obra hasta ahora inédita del escultor Félix Burriel y se congratulan de cómo la combinación de investigación histórica y restauración permiten la recuperación integral del patrimonio local.

• Busto-relicario de Santa Afra, siglo XVI. Iglesia parroquial de Villalengua.

• Escultura de Santa Ana, la Virgen y el Niño, siglo XVI. Ermita de la Virgen de la Esperanza, Godojos.

Estas dos tallas renacentistas (Santa Ana y Santa Afra), han permitido estudiar en profundidad el culto a estas dos santas en la Comunidad de Calatayud.

• Colección de privilegios otorgados por Felipe V y Fernando VI a la villa de Ibdes, 1708-1819. Ayuntamiento de Ibdes. Su restauración ha motivado un estudio de las circunstancias políticas de esta localidad en el contexto de la Guerra de Sucesión.

• Libro de canto del Oficio Divino de Pastriz, 1781-1813. Iglesia parroquial de Pastriz. Para su estudio se ha incidido en los aspectos culturales que rodean esta obra, también del siglo XVIII, como el de la enseñanza de las primeras letras en el Pastriz del Antiguo Régimen.

• Plano del término municipal de la villa de Pina, Cristóbal y Mariano Lana, 1874. Ayuntamiento de Pina de Ebro. Su investigación ha generado un artículo cuya temática gira en torno a los aspectos socioeconómicos más relevantes del siglo XIX.



El trabajo desarrollado en este taller, pionero en los proyectos de escuelas-taller de la provincia, permite acrecentar el valor del patrimonio cultural, incorporando a su necesaria restauración y conservación la investigación y documentación del mismo; es además una oportunidad excelente para que licenciados en Historia e Historia del Arte pongan en práctica los conocimientos adquiridos durante su formación universitaria, desarrollando un intenso trabajo de campo que incluye la labor de investigación documental en archivos y bibliotecas especializadas, capacitándolos así para un mejor desarrollo de su actividad profesional en el futuro e incrementando, por tanto, sus posibilidades de empleo.


 

:: Más noticias ::