EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Templanza electoral

Las campañas municipales suelen tener pocos entresijos en localidades pequeñas y así sus juntas electorales tampoco suelen trabajar en exceso. Es costumbre que los medios de comunicación estén pendientes de saber, al cierre del plazo previsto, cuántas candidaturas y quienes se presentan para dar la información lo más rápida y veraz; y ese es el motivo de acercarse hasta la sede de la Junta Electoral de Zona ( juzgado) y esperar a ese momento porque siempre hay curiosidades o "cierres de última hora".

En esta ocasión , como desde la década de los 80 en el pasado siglo, el medio de comunicación decano de Ejea y la comarca, SER Cinco Villas, envió a dos de sus periodistas para cubrir esa noticia. También fue el medio de comunicación más joven, Ejea Televisión quien envió un cámara para grabar recursos y a los apoderados de los partidos políticos.Todo ello para informar del inicio del proceso más democrático que existe en este país: las municipales.

Me cuentan que los echaron a la calle.

Quizá los medios, sobretodo el más veterano, pecó de exceso de confianza y tras años y años de trabajo periodístico acudiendo a ese cierre de plazo olvidó pedir "permiso" a la presidenta de la Junta Electoral de Zona. Hecho a todas luces que no justifica la decisión.

Me consta que los medios de información locales no tienen asuntos pendientes con la Junta Electoral de Zona y ni han dado nunca problemas a la misma , es más, hay anécdotas simpáticas de quien pagó los cafés de medianoche, de cómo se dejaron teléfonos móviles por acabarse las baterías o de cómo se le pidió a un periodista que hiciese de mano inocente para elegir un alcalde metiendo la mano en una bolsa. Los medios, la Radio en especial, ha estado a la altura de los acontecimientos pero se me abren dudas de saber si la Junta Electoral de Zona de Ejea ha estado a la altura para facilitar la libertad de información. Me preocupa que además sea en la casa de la Justicia.

Al margen de leyes y obligaciones hay otros comportamientos cognitivos, de pura educación y saber estar. Sacar a la calle a dos periodistas y un cámara privándoles de utilizar un espacio público me parece cuando menos exagerado y fuera de lugar. Me consta que no molestaron. Me consta que son gente educada y me consta, doy fe, de que a pesar de su edad son excelentes profesionales y personas; es más, no se les conoce aficiones cleptómanas ni están en los carteles de búsqueda del Ministerio del Interior. Las quejas que he oído no se centran tanto en el hecho de no facilitar datos, datos que no son propiedad de la Junta ni de su presidenta, como en que las cosas, es esta vida, son más fáciles y sencillas.


Las periodistas que querían información (y que consiguieron con un poco más de esfuerzo) no cobrarán seguramente sobresueldo por ese trabajo como si lo harán en  la Junta Electoral; un dinero público pagado por todos por un trabajo realizado en un edificio público pagado por todos; por todos esos que queremos que nos informen y que nos sorprende, al menos a mí, que los funcionarios públicos, quizá arrogándose a la falta de obligación, no hayan dado facilidades para ejercer un derecho fundamental.

No seré yo quien juzgue la "legalidad" de la decisión tomada por la presidenta de la Junta Electoral de Zona de Ejea y jueza de la localidad pero las formas, por el resultado expuesto, no parecen las más acordes con los hechos.

Espero que a partir de ahora no haya que pedir permiso para saber si se puede o no entrevistar a los políticos por si alguien puede interpretar que no. O quizá haya que pedir permiso por escrito a los presidentes de mesa para grabar a los candidatos locales cuando depositan el voto, o quizá haya que pedir permiso para entrar con un teléfono de última generación en el juzgado (que graba vídeos en alta calidad y audios) o quizá... nos estemos volviendo demasiado puritanos. De lo que no me cabe ninguna duda es que el chascarrillo se comentará como un divertimento en la próxima pitanza leguleya.

Templanza y Prudencia. Quizá debieran ser las primeras de las virtudes cardinales a ejercer antes que la Justicia y la Fortaleza.

Valero Benavente Beamonte

 

:: Más noticias ::