EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Benedicto,lider ¿de qué?

El papa viene a Madrid a rezar por todos. Falta nos hace. Nos hace falta de todo para salir de esta crisis mundial en donde parece que el máximo pontífice de la iglesia católica, que recibe a los más altos  expertos en el arte del latrocinio y del desahucio en su sede, no tiene poderes para detener (vade retro) este vendaval más propio de las plagas del antiguo  Egipto; sus cánticos  púdicos o la fiesta del perdón en el Retiro no parecen ser  el antídoto preciso.

Saramago explicaba de forma reverente su visión de Jesús de Nazaret en su libro “El evangelio según Jesucristo”; por ello le volvieron a excomulgar - muerto ya y de cuerpo presente en sus laicas exequias - como si de un “auto de fe” se tratara; la iglesia, una vez más imbuida en perseguir y castigar que en perdonar; en el caso de Saramago no había nada que perdonar y si hubiera que apostar seguro que Jesús de Nazaret, hombre que perdonó lo imperdonable, rubricaría este libro antes que el evangelio según la actual iglesia. Saramago es un contrapunto papal; más cercano con los pobres que Benedicto, más comprometido con el hambre y con la pobreza que la jerarquía católica.

El gobierno de España, laico por imperativo legal pero meapilas por votos, ha dado todo lo necesario para que el evento no tenga la más mínima crítica. A tal punto se ha llegado  que los mass media del  tea party español han dedicado unos segundos, quizá tres o  cuatro, a reconocer este esfuerzo de estos cruzados anti iglesia.

En la televisión papal (TV13) se reían con el máximo desprecio sobre la posible conversación protocolaria entre una de las mentes más privilegiadas del mundo (Benedictus) y un Zapatero ramplón con un coeficiente que no entra en sus escalas métricas. Una vez más la Inquisición sigue latente en esos bienhechores corazones cristianos y católicos que utilizan los medios para propagar el rencor y la ira  más que la paz. No se sabe que le puede preguntar Zapatero a Benedicto pero no sería extraño que le instase a transcribir alguna receta contra la crisis más allá de la fe en el rezo.

En la cumbre del G7 o del G 20 o del G, no se invita, aún a silla prestada, a Benedicto. No se sabe cuál es su táctica financiera al margen del banco Ambrosiano, o fiscal, amén de las exenciones  tributarias, ni tampoco supo predecir, cual profeta y representante de dios en la Tierra, lo que se nos venía encima. Poco le costaría excomulgar en vivo y en directo  a los poderosos que  no se arrepienten de hacer el mal al Mundo y   que oprimen a la mayoría de los mortales. ¿Por qué no los señala con el dedo, les nombra uno a uno  y les golpea  como Jesús hizo en el templo con los mercaderes?

Nada sucederá. Se darán cifras de miles de creyentes. Mensajes para alimentar el espíritu de los convencidos pero que no conseguirán incrementar la parroquia. Y  allí estarán todos: fariseos abortistas, rojos procesionales, crisoles de razas, madres solteras del derechas, separados,  divorciadas, políticos, pedófilos, familias devotas  y jóvenes repartiendo el kit de la jmj  en el que se incluye una caja de medicamentos  como remedio para todos los males que cuando se abre solo contiene un crucifijo. Qué cruz. ¿Conseguirá todo esto humanizar la Bolsa, el Ibex, el Dow Jones y a los mercaderes del templo?

Recomendamos, para bajar del cielo a la Tierra, el siguiente artículo: Los pecados del Vaticano

 

:: Más noticias ::