EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Frustración europea

Los disturbios de Gran Bretaña no son un caso que solo se pueda denominar como “delincuencia o gamberrismo”. Algunos analistas piden abrir el foco e intentar ver las causas de este incremento de disturbios que no se producían años atrás. En el Reino Unido uno de cada cuatro niños nace en una familia sin empleo (en España 1 de cada 10). Las ayudas a estudiantes de familias de rentas bajas han desaparecido. Las ayudas a los planes sociales para jóvenes y las ayudas a familias han mermado en un 75% y las expectativas de crecimiento del país se han visto rebajadas por el propio gobierno conservador de Cameron que no ha conseguido que “el interés privado” supla la ausente economía del Estado. A pesar de ello en Gran Bretaña se mantendrá la austeridad en gasto social y a la vez se incrementa en más de un 32% los beneficios de los directivos de la banca.
Nadie puede justificar el vandalismo de asaltar tiendas de moda y robar DVDs pero el campo en donde se abona la desigualdad y el resentimiento se va agrandando de forma directamente proporcional a la falta de respuesta que debe dar el Estado.

En España ya se habla de copago en Sanidad, Educación y ahora en Justicia. Quien más tenga que viva mejor en vez de pagar más y así seguiremos incrementando las desigualdades para llegar a paralelismos como el inglés.En España hay cada vez menos ricos pero los ricos son cada vez más ricos. Hasta en la Italia berlusconiana se va a incrementar el pago de impuestos a las rentas altas. En España los partidos conservadores, ya gobernando en las autonomías y pronto según las encuestas en el Estado, siguen hablando aunque ahora con sordina, de no subir, más bien bajar, los impuestos. Estos partidos prefieren seguir su doctrina neoliberal y cerrar centros de salud, urgencias, no pagar los fármacos de los enfermos españoles o lo que los números dicten antes que reconocer que su política no es la acertada; prefieren el recorte social y echar la culpa, ahora que gobiernan, a los anteriores gobernantes antes que hacer su propia catarsis. Mientras tanto los indignados, los frustrados, los cabreados (la mayoría con razón) siguen aumentando.

 

:: Más noticias ::