EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Los riegos de Bardenas

Años perdidos en luchas intestinas y el autismo informativo han convertido hasta ahora a los riegos de Bardenas en una referencia con escaso valor en la gestión del agua.

Desde fuera del sistema solo se habla de Bardenas como noticia estrafalaria cuando falta agua en Yesa; se habla de Bardenas como un ente insaciable de aumentar hectáreas de regadío demostrando así desconocer la historia y argumentos de una zona pionera en los más modernos planes de irrigación. Se habla de Yesa, siempre desde fuera, con altivez y acusando a los regantes de crímenes nunca cometidos y cuyas hipotéticas víctimas y sus hijos, la gran mayoría, viven en la comarca y del regadío.

El recrecimiento de Yesa es ya una realidad. Yesa será, aunque la duda de haber acertado en la cota se sabrá cuando se ponga en servicio, el auténtico regulador de agua en Aragón. Yesa ha dejado de ser desde hace años una referencia exclusiva de regantes aunque mientras sus resultados no se puedan disfrutar seguirá siendo para ellos un estigma, más que una solución. Pero vendrán tiempos en los que chalados políticos e informativos reclamarán la asunción de la idea y del parto; parto doloroso para los regantes que se verán fuera del protagonismo de semejante conquista que supera sus objetivos. Cierto es que no todos regantes han remado en la misma dirección y muchos que lo han hecho han sido por la inercia de quienes bogaban de verdad. Es aún más cruel ver como viejos remeros se dejaban la vida en el intento mientras los patrones que capitaneaba la embarcación no estaba muy convencidos por no decir que le daba igual. Quizá les superaba la prueba.

Ahora son otros tiempos y quienes no los interpreten bien estarán condenados a repetir los errores del pasado pero multiplicados. Hubo un tiempo de frases memorables “el agua es propiedad de los regantes”, “Yesa es nuestro”, “Cuando aquí falte agua en España habrá hambre”, etc… ¿se acuerdan?. Ahora surgen voces desde la capital aragonesa pidiendo derechos que nunca lucharon por no decir que esos mismos pusieron palos en las ruedas de este proyecto. Los agricultores son cada vez menos aunque tengan más hectáreas pero su capacidad combativa (aquellas huelgas del panizo, etc,) pasó a la historia. Las armas para defender lo que queda pasan por los medios de comunicación, por argumentar, por convencer y por demostrar que durante años el sistema de riegos de Bardenas ha sido algo más que transformador de agua en alimentos.

Cada año la irregularidad climatológica aboca a dedicar más tiempo de las comunidades de regantes a distribuir la poca agua que hay. Pronto tendremos más pero ¿decidiremos sobre ella?.

 

:: Más noticias ::