EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

El consumo eléctrico como indicador de una huelga

El Consumo eléctrico como indicador de una huelga El pasado jueves 29 de marzo iba con mi perro Roco a las 10 de la mañana paseando por el canal y oí por la radio que el Gobierno daba la noticia de que el consumo eléctrico había caído un 17% por causas de la huelga. Inmediatamente recordé el dicho que los políticos utilizan la estadística igual que los borrachos las farolas, para apoyarse y no para iluminarse. Además si de paso se crea un estado de incertidumbre se añade más “leña al mono”, ya que comercios aún tenían que abrir.

A partir de entonces me planteé: ¿Es el consumo eléctrico indicador fiable de la respuesta de los trabajadores a una huelga?, si lo es ¿cómo debe ser analizado?.

Cualquiera que no profundice en el dato le hará creer que la repercusión de la convocatoria de huelga esta siendo respondida por una pequeña parte de la población (17%). La metodología empleada fue la de comparar periodos horarios de consumo del día de la huelga con los mismos periodos del día anterior.

Posteriormente, los medios informativos compararon huelgas entre sí y disminuciones porcentuales de consumo. Estas comparaciones nos llevaron desde la huelga de 2010 hasta las huelgas de 2002, 1994, etc.

Es evidente que para poder establecer comparaciones tiene que cumplirse la premisa de que los valores que se comparen puedan pertenecer a poblaciones similares ¿cumplirían condiciones de homogeneidad la actual estructura productiva española con la de 1994 o la de 2002?.

Por otro lado, comparar un día de huelga con un día de trabajo no es suficiente; en un día de trabajo se realizan actividades que también se hacen en domingo. En un hospital por ejemplo ¿cómo mides la diferencia día laborable o festivo?. Los días laborables añaden “ruido” al método comparativo, por lo que lo mejor sería comparar un día de huelga con el domingo más próximo y a ser posible con condiciones climáticas similares al día de huelga.

La aspiración de los convocantes de una huelga es la paralización del país, esto significa que la gente realice los mismos hábitos que en un domingo, por tanto si suponemos que un domingo se detiene la actividad productiva, será ese día y no otro (los sindicatos eligieron comparaciones con otros jueves, pensando en desestacionalizar la serie) con el que hay que comparar.

Pero si lo comparamos con un domingo ¿cómo estimar la actividad que hubiera habido en el caso de que el día de huelga se hubiera trabajado normalmente?, sólo así podremos evaluar la caída real de la actividad. Los porcentajes de disminución de la actividad productiva durante los domingos de marzo de 2012 en relación a la media del consumo de los 5 días laborables han oscilado entre el 19 y el 25%.

Si en la península el domingo 25 de marzo el consumo fue de 546 GWh, el día de la huelga se situó en 582 GWh, por tanto el incremento del consumo fue del 6,19% el día 29 frente al domingo 25.

Con esto, los sindicatos podrían haber dicho que la actividad productiva evaluable a través del consumo eléctrico solo se había incrementado un 6,19% en relación a un domingo. De ésta forma hubieran callado el dato del 17% lanzado por el gobierno en relación a la disminución de la actividad.

Sin embargo, que el consumo eléctrico entre el domingo 25 y el jueves 29 solo se incrementase un 6,19% no indica que la huelga haya triunfado en un 93,79% ya que la auténtica actividad debida al trabajo en esa semana será la media de los cuatro días de consumo no de huelga menos el consumo del domingo o la media de los dos domingos. Calculando este dato obtenemos 130,75 GWh. de actividad real. Por otro lado si restamos el consumo del día de huelga del consumo del domingo vemos que será de 36 GWh.

Con esta información ya podemos evaluar el verdadero impacto de la huelga en España, esto es, un el consumo eléctrico deducido por causas directamente imputables a la huelga en el día 29 de marzo fue el 72.5%, cantidad muy próxima a la evaluada por los sindicatos en lo que al número de trabajadores que secundaron la huelga se refiere.

En conclusión, el método puede ser mejorado y para ello será preciso estudiar series amplias y ver como influyen las condiciones climáticas, los meses, el día de la semana, etc en el consumo eléctrico y en base al consumo producido en los domingos adyacentes calcular la serie realmente imputable a consumo productivo.

Ahora entiendo la gran preocupación del Gobierno por la Huelga General aquel jueves, ellos conocen al igual que todos nosotros que la Huelga y las manifestaciones supusieron un gran éxito para los convocantes.


NOTA: La información numérica sobre consumos diarios ha sido obtenida de la web de Red Eléctrica de España.

LUIS M. ROLDÁN FAU
Licenciado en Ciencias Ambientales
Master en Ordenación del Territorio
Ingeniero Técnico Agrícola

 

:: Más noticias ::