EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

El PP y el código ético

Lo sucedido con Carlos Fabra descubre las cartas del PP ante los escándalos de corrupción. Cualquier carta marcada sirve para seguir en la partida. El portavoz del PP, González Pons, tiene en su verborrea la prueba de la falta. Sin entrar en su pasado político su desfachatez solo puede interpretarse si se entiende la idiosincrasia bereber levantina.
La pregunta es saber cómo van a reaccionar ante la sentencia los militantes del PP de Aragón, de la provincia de Zaragoza e incluso de Ejea. ¿Reaccionarán ante semejante sonrojo judicial a la madrileña, echándose el mundo por montera o aplicando el código ético aprobado en el ayuntamiento de Ejea?
El PP se agarra a los formulismos, muy dudosos, en vez de combatir el fondo de la corrupción, se atrinchera en la guerra de legalismos para evitar afrontar la dignificación de la política en una estrategia paralela a la que recrean en sus noctámbulas tertulias los nostálgicos.
En estos momentos los contrapuntos son necesarios y el código ético aprobado por el ayuntamiento de Ejea, sin ser la perfección, emerge como un asidero al que agarrarse para salvar la decencia pública, la cosa pública, en definitiva: la política; una política que intenta ser denostada por intereses oscuros y por aquellos que no saben nada de ella mas que pedirle el máximo con escasas contraprestaciones.
Se acerca una campaña electoral dura en la que se deberán debatir propuestas, programas electorales y repasar las promesas cumplidas o incumplidas. Uno de los puntos de debate local será si se va a cumplir o no por los miembros de las listas electorales de Ejea el código del buen gobierno local y publicar sus propiedades, sus incompatibilidades y sus ganancias. Debería ser requisito previo para presentarse a unas elecciones democráticas, limpias y transparentes. ¿Lo harán?

 

:: Más noticias ::