EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Hipócritas

Una vez revuelto todo es costoso volver a poner orden.

Algo así está sucediendo con el debate sobre las pensiones ahora de los diputados y senadores.
A la asechanza del debate sobre la compensación de pensiones  que afecta a un puñado de desarrapados se le mezcla el debate de las pensiones vitalicias de los ex presidentes, sazonadas con sueldos estratosféricos como consejeros privados de grandes compañías y otros ingresos no declarados. Nos lo recuerdan aquellos que por fortuna y méritos pueden cotizar el máximo y además tienen pingües cuentas corrientes, fondos de pensiones y otras lindezas que desde sus despachos o negocios necesitan para desgravar con el agravante de que hasta hace pocos días les parecía tan bien. El pobre no puede estar en política y menos aún reconocérselo. Son las miserias humanas.
Para acabar de arreglar la cacharrería entra en escena la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal que cobra tres sueldos públicos (Intereconomíasic”) y además hace “novillos” en el parlamento de Castilla La Mancha. Y tan contenta dando clases en el púlpito mediático.
Vivimos en una sociedad que tiene un pie metido en la oclocracia que se retroalimenta de forma feroz. Cada día que pasa el poder político pierde fuerza ante sectarios intereses económicos, religiosos, media, en definitiva ante intereses egoístas y embrutecidos en los que los delincuentes dan clases de ética y sientan en el banquillo a los jueces con la concupiscencia de parte de la clase política que va al dictado de voceros profesionales.
No son tiempos fáciles, no solo por la crisis que ya es per se dificultosa empresa, si no porque peligra la propia democracia.

 

:: Más noticias ::