EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Encrucijada en la Cooperativa de Ejea

La obsesión de la cooperativa agrícola de Ejea es  no perder el buen nombre o prestigio tras  los últimos acontecimientos. Los  dos  mil quinientos socios son la mayor garantía de seriedad y buena imagen  de la cooperativa.

En estos momentos la Junta Rectora tiene la oportunidad  de pasar página de la no muy acertada  gestión de sus inmediatos  antecesores agudizada por la crisis. Quizá tenga que dejarse algún pelo en la gatera el actual presidente pero es la única  salida, y es la segunda ocasión, que tiene para salvar el buen nombre de la Cooperativa. Todo esto obedece a otro agujero de más de un millón de euros en la cooperativa provocado por un empresario local  de quien parece ser  va a ser difícil cobrar.

Los   socios, imbuidos en la endogamia,  nos hemos creído hasta ahora que todo aquello que la gerencia y presidencia dictaba era  dogma de fe. Una vez más se demuestra el error. La sensación que crece entre los socios es que la gestión realizada  en los últimos años ha derivado en ocasiones  a fortalecer  la imagen del dirigente más  que al beneficio y seguridad del socio de base. A los hechos me remito.

Según  cuentan lo que tuvieron el privilegio de ser invitados  a una asamblea informativa  este pasado miércoles en las instalaciones de la Sociedad, los agricultores volvieron a ser  generosos con la actual Junta Rectora dándoles su confianza y focalizaron el problema en la poco acertada  gestión del, desde  hace unas horas,  gerente extinto  y su presidente.

Cuentan las crónicas de esa  noche que se ha pedido una asamblea extraordinaria  y la inclusión en el orden del día de la expulsión como socio del ex presidente. Nadie, parece ser, le sacó la cara.

La imagen de la cooperativa de Ejea puede y debe  salir reforzada de estos sucesos. Solamente hay que aplicar el sentido común y que haya el máximo de trasparencia e información al socio. Volver al error de  buscar chivos expiatorios entre socios, políticos y medios de comunicación sería pensar en una visión plana de la realidad o no tener la conciencia tranquila.

Valero Benavente Beamonte (socio)

 

:: Más noticias ::