EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Cooperativa de Ejea, segunda oportunidad

La crisis sacude a todas las Instituciones y empresas sin distinción.

La mayor empresa de Ejea por su volumen de negocio y por su incidencia social, la Cooperativa, no es ajena a estas circunstancias. Pocas son las familias de la zona que no tienen algún tipo de conexión con ella y por ello nada es ajeno a la mirada  de cualquier observador. A pesar de ello su solidez sigue intacta y   el golpe a su orgullo es casi tan duro como  la segura pérdida de parte de sus reservas.

Esta crisis, la total,  pone a prueba la escala de valores de aquellos que ostentan algún tipo de responsabilidad. Viene a ser como una prueba de algodón de los valores personales  dejando atrás las capacidades profesionales. Ante los problemas salen a relucir las miserias humanas; es humano.

Ante situaciones complejas  el verbo fácil,  arrumado a la barra de un bar o  bajo el implacable influjo de  un buen almuerzo, se viene arriba. Dilapidar el currículo de un empleado es fácil;  como poner en boca de terceros palabras que uno no se atreve a decir y menos a escribir y firmar.

La imagen de Ángel Miguel, gerente prejubilado de la cooperativa, parece estar permanentemente en el banquillo de la acusación. Habrá que calibrar  su larga trayectoria y también  sus últimos años profesionales. Sería  una mala crónica  no vincular la mejor época de la cooperativa a la gestión de este cualificado empleado con diferentes presidentes y sus aciertos y errores; y no es menos cierto que los acontecimientos se han precipitado por varios motivos, incluida la crisis.

En la última Junta General de socios se  aprobó reprobar jurídicamente al ex gerente y ex presidente. Pero no  era lógico, y mal asesorada debió estar  la junta rectora, que no se vinculara semejante  decisión a acotar provisionalmente la relación de ambos  con la cooperativa. No hacerlo tampoco supuso gran problema para la Junta (heredera del anterior presidente) hasta que otro agujero económico provocado por otro empresario de la localidad desata la purga de Ángel Miguel,  factotum hasta hace poco. Emborronar así todo el trabajo profesional del último gerente por sucesos todavía sin aclarar podría parecer, cuando menos, precipitado; y más todavía si se le quiere convertir en  chivo expiatorio de las responsabilidades de las diferentes juntas rectoras con sus presidentes a la cabeza.

Las dudas y preguntas se multiplican, ¿hasta dónde tiene responsabilidad un gerente?, ¿y el presidente?, ¿y los socios interventores de cuentas?, ¿y la junta rectora en su totalidad?, ¿en qué actas, firmadas por los secretarios, están las órdenes transmitidas a los empleados?, ¿se listará ante los socios a los deudores de difícil cobro que aún puedan quedar?, ……

El próximo día 20 hay convocada una  asamblea extraordinaria para explicar el asunto de Carmelo Romeo y hay un punto en el ordenn del día de ruegos y preguntas. ¿Se aprovechará ese momento para hacer preguntas más allá de las pertinentes sobre el mal pagador?

Todo indica que  si no se corta por lo sano y se asumen responsabilidades  el “toli-toli” va a seguir.

 

:: Más noticias ::