EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Austeridad y/o aumentar la productividad

Todos los nuevos gobiernos tienen que dejar su impronta y esa está, de momento, en reducir costes. Es la austeridad.
Uno de los iconos de la austeridad política es la eliminación de coches oficiales. No todas las administraciones se regulan por el mismo sistema de parque móvil. En la mayoría de los casos el conductor suele ser un funcionario que cobrará igual su sueldo, y el coche suele pertenecer a la propia Administración y que será usado para los mismos menesteres. Un coche público para desplazarse solamente por la ciudad es seguramente un derroche pero para hacerlo por el territorio, cuando el cargo lo justifica, no debe ser tan siquiera puesto en duda. Generalizar en estas acusaciones es la demostración de carencia de argumentos y de que no se sabe muy bien de lo que se habla.
Otra referencia es la reducción de direcciones generales y directivos que suele ser calco de lo anterior. La gran mayoría de esos cargos son funcionarios que seguirán en sus puestos con igual o parecido sueldo. Por otro lado la reducción de empresas públicas se traduce en una disminución de trabajadores que si son laborales o funcionarios solo hacen cambiar de sección o departamento; por otros lado si es contratado o es un asesor pasa a aumentar la gruesa nómina de parados que pagamos entre todos. Más de lo mismo.
La austeridad como premisa política es necesaria, más aún ahora, pero en estos momentos se arrima más al populismo que a la creación de actividad; actividad que sí generaría empleo, productividad, y haría circular el dinero. Hasta ahora nadie ha dado la fórmula creativa de cómo salir de esta crisis en la que nos ha metido la avarícia, de todos, aunque de algunos más que de otros. En una economía familiar es necesario ajustar los gastos pero hay que seguir generando ingresos, aunque sean pocos; no vaya a pasar como al burro del caló que cuando ya se había acostumbrado a no comer … se murió.

 

:: Más noticias ::