EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Era cuestión de confianza

Dicen los expertos  que la gran cantidad de información que se envía  a los ciudadanos genera un efecto de borrado en nuestro cerebro sobre las primeras informaciones almacenadas. Es un sistema  de autoprotección para que el cerebro, no adaptado aún a esa velocidad, no se colapse.

Los ciudadanos casi no recuerdan ya las promesas electorales de las elecciones generales, ya no digamos de las autonómicas o municipales.Los poderes fácticos, esos que son capaces  de comprar medios de comunicación aunque sean anti rentables per se, han utilizado a éstos para adoctrinar a la gente. Quisieron vendernos la idea de que Zapatero era una calamidad e injustamente lo consiguieron, y se empeñan ahora en vendernos la imagen  de un Rajoy  salvador aunque   en realidad nos lleve a la catástrofe social y humana.

Todo era cuestión de confianza. El equipo económico del PP propagó  la ilusoria idea de que la crisis que sufre España era casi exclusivamente una cuestión de confianza. Los mercados, la economía mundial, iban a reaccionar como un resorte  en cuanto el PP ganase las elecciones. No ha sido así. La Economía  han colocado a un peón al frente  del gobierno para agilizar sus intereses; intereses que no pasan precisamente por ponerle cara y ojos a los problemas sino cortar cupones de beneficios y cierres como el insigne Díaz Ferrán, mascarón de proa hasta hace poco  de la patronal de este país  y  chorizo inmoral y corrupto para la opinión pública aunque haya que esperan a que le juzguen y le indulten.
El PP dijo que sería llegar ellos y generar empleo y riqueza; ahora dicen que habrá que esperar unos años. El  PP dijo no a un proyecto de amnistía fiscal condicionada cuando estaba en la oposición. Ahora dice que perdona a los han evadido  impuestos mientras comienza a freír con los mismos a las clases trabajadores y pensionistas; no solo eso, además reduce la asignación a  la Agencia tributaria encargada de perseguir el fraude colocando de número dos a Pilar Valiente (Gescartera) y destituyendo a los inspectores de la Gürtel.

Se propagan bravatas populistas de transparencia mientras ha ocultado los presupuestos por intereses partidistas o  sin exigir a los suyos que publiquen sus bienes y patrimonio, desde los cargos  del Congreso hasta los ayuntamientos más pequeños. El PP ve ahora obsceno que los cargos públicos  cobren  más que el presidente del gobierno mientras que, entre otros,   al marido de Cospedal (ella sigue percibiendo cuatro retribuciones públicas -168.000euros-) lo   intentaron enchufar en la Red.

La prensa de carajillo y faria imputó a Zapatero la pérdida de soberanía española frente a Europa (que somos todos) y ante  Merkel; a Rajoy le envían interventores a casa para preguntarle la lección.
El gobierno del PP se queja de que no le han dado los cien días de cortesía parlamentaria. Como si estuviera el país para dar cortesías y más con la que están montando.

 Y ya cansa el argumento de la herencia. ¿Qué hizo el PP durante años en la oposición que, según ellos,  ni se enteraba de las cuentas del Estado?. Este país está pagando la herencia de la especulación inmobiliaria en donde la Banca es la protagonista. Un Banca que nos sigue sangrando, legalmente, día tras día a los ciudadanos.

 

:: Más noticias ::