EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

La (h)erencia que nos pueden dejar

El gobierno del Partido Popular nos ha dado la monserga con el sonsonete de la herencia como excusa para justificar su falta de gobierno (como cualquier gobierno neocon) y para implantar una forma de pensamiento único en la que los “mercados” han hecho el trabajo de fontanería. Para colmo resulta que las comunidades que han ocultado el déficit real son las que ha gobernado el PP durante lustros.

Cualquier partido político, cualquier ciudadano, estaría dispuesto mientras se busca a los verdaderos responsables, a hacer algún sacrificio temporal en la merma de sus derechos; pero hay algunos que son inamovibles. El derecho a la educación pública y gratuita es uno de ellos. O la sanidad.

Tras el logro conseguido por la sociedad española (mejoras siempre hay que hacerlas) en el sistema educativo de este país, los ciudadanos comprometidos no pueden dar un paso atrás ante semejante agresión.

Habría que recordar a los gatoflautas que la denuestan que el porcentaje de abandono escolar ha sido otra de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria. Jóvenes sin formación que veían más futuro en suculentos sueldos en la construcción que en el duro sacrificio de estudiar en la era adolescente. Y todo ello gracias a la burbuja creada y heredada del PP de Aznar en donde se primaba la vida fácil o la compra de coches y pisos para que unos pocos medraran a costa de empobrecer a muchos.

La salida a esta situación se ve francamente difícil pero la única perspectiva que nos queda para cuando salgamos de ella es estar preparados. No de aeropuertos, ni edificios megalómanos, ni autopistas de pelotazo  sino de cultura, de sabiduría para saber administrar esta triste herencia. No invertir en la enseñanza pública y universal es cultivar la próxima crisis o quizá peor: prolongar sine die la actual.

El PP diseña así un país desigual y se muestra como un partido que no defiende a todos por igual, aunque tenga mayoría absoluta para aplicar lo contrario de lo que decía en su programa electoral.

Los ricos podrán pagar los estudios de sus hijos y así serán más listos que los hijos de los pobres. La brecha educativa y social será mayor.

La crisis económica no justifica (y ya vale de herencias) ningún recorte en esta materia.



 

:: Más noticias ::