EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

La credibilidad de la cooperativa de Ejea

La cooperativa agraria de Ejea ha cerrado en falso un asunto del que tenía que haber salido con dignidad.

Se celebró el pasado martes su asamblea general en donde saltó lo que todo el mundo sabía; unos negaban, otros ocultaban y la mayoría de los socios no tenían toda la información a la que tienen derecho.
Nadie en la cooperativa de Ejea debería dudar de la honradez del actual Consejo, ni de anteriores Consejos, gerente y presidentes pero no es menos cierto que los sucesivos errores de gestión en una deuda que un socio ha originado al resto no pueden quedar tapados por el intento, y ahí está el error, de huir hacia adelante.
Hace un año que tuvo lugar la anterior Asamblea en la que entró el nuevo Consejo y ya se sabía que había un grave problema con un socio. Incluso se llegó a preguntar por ese asunto en la propia asamblea. Un problema que se arrastraba y se incrementaba desde 2004 con reconocimientos de deuda de por medio y que niega haber conocido el nuevo Consejo en el momento de su elección.
Fue cuando menos chocante ver como los socios, en aquél momento,  ya sabían de este asunto  mientras que los aspirantes a regir la Cooperativa no estuviesen, cuando menos, atentos a estas informaciones habiendo de por medio un acta notarial.
No es extraño; en los últimos días se han dedicado a querer matar al mensajero a la vez que sacaban la cara por  quien, otra vez curiosamente, le piden responsabilidades; no contentos con ello siguen intentando desviar la atención con teorías conspiratorias relacionadas con la política o con las cuitas personales. Debería recordar el Consejo la aplastante votación de la Asamblea en la que casi por unanimidad los socios pidieron depurar responsabilidades. ¿A quién defiende el actual Consejo, a las dos personas señaladas por ellos mismos o a la gran masa social que representan y que votó?, ¿Por qué esa dicotomía?, ¿Por qué un gerente como Ángel Miguel, con una imagen de rectitud, según cuentan de en su vida profesional, dilata y oculta este asunto tal y como informó el propio Consejo Rector en la Asamblea?, ¿Por qué motivo la Asamblea reprueba al anterior presidente, José Antonio Alayeto, y al todavía gerente y entran en una posible dejación de funciones al no iniciar de forma paralela un expediente interno?
Pero todo arranca del ya famoso punto 6º del orden del día que era un punto con trampa. Inicialmente por su emboscada semántica y después por su exposición en la Asamblea en la que el letrado estuvo claro y conciso pero la presidencia espesa; y así se alimentó una sensación de no saber qué tipo de acción se iba a llevar a cabo con el posterior enfado de la mayoría de los socios.
En la propia Asamblea hubo quien preguntó a los actuales auditores que cual era el importe a partir del que se miraban las facturas. En la respuesta la auditora dijo, como ejemplo, que asientos de 5 euros no se miraban por no ser significativos. Hace un año el asiento contable de una deuda de un solo socio por 1.332.439,76 euros ¿era o no significativo?

Quizá haya que buscar fuera de la Cooperativa la respuesta a este embrollo que le va a costar a los socios, les guste o no, más de un millón de euros. Para complicar más las cosas el Consejo se ha metido en otra ñapa que podría salirle muy cara. Se meten en el territorio de las aseguradoras. Ójala salga bien la operación pero si no sale no será de recibo que sigan buscando chivos expiatorios sin mirarse primero el ombligo.

 

:: Más noticias ::