EjeaNoticias
Comarca de las Cinco Villas
:: Opinión ::

Por el camino equivocado

Las medidas de austeridad de los gobiernos son un peligroso camino para la economía y por tanto para la sociedad. Hay que diferenciar entre los gastos evitables y las inversiones. Los gobiernos, cada vez más disminuidos en su capacidad inversora, verán como la política económica y monetaria se les va definitivamente de las manos.

La competitividad de los países cae sin remedio y el lastre es insoportable. Al bajar la competitividad, y por tanto el crecimiento, el déficit aumenta y se genera un diabólico sinfín. Resulta contradictorio ver como a España se le exige un ajuste del déficit público cuando, sin contar el déficit autonómico, está en unos niveles muy aceptables para seguir endeudándose. Es la economía privada y especialmente la codiciosa banca quien genera poca credibilidad en los mercados. El crédito que las entidades financieras deberían ir soltando está secuestrado. Como consecuencia del adelgazamiento de las arcas de la administración, de nuestras arcas comunes, los recortes sociales del Estado del Bienestar están llegando y lo que sería de agradecer por parte de los políticos, en especial por la derecha, es que explique con claridad la hoja de ruta ante su virtual triunfo electoral.

Negar la realidad es seguir mintiendo a los ciudadanos y eso nos lleva al apartado de la Indignación creciente. El PP nos hace creer que el solo hecho de que él llegue al poder activará la economía. Incluso bajando impuestos.

Hasta hace unas semanas la victoria Popular en las elecciones era suficiente para cambiar esa tendencia; ahora, según Rajoy, será duro el futuro porque “hay una herencia muy difícil de gestionar”, con lo que ya se pone la venda antes de la herida. Solo los desesperados (5 millones) y los acólitos se lo pueden creer. Jugar con falsas expectativas de los españoles ante una crisis que tiene final incierto parece un juego muy peligroso.

 

:: Más noticias ::